Posts Tagged ‘recetas con aceite’

Descubren propiedades saciantes del aceite de oliva virgen extra.

Publicado el

Un estudio de la universidad alemana de Munich ha descubierto propiedades saciantes de nuestro oro líquido, una propiedad más, que se une a las ya innumerables descubiertas y que hacen de nuestro aceite de oliva virgen extra uno de los alimentos más sanos y mejores del planeta.

A continuación os dejamos la traducción, y también el enlace al artículo original, por si queréis practicar inglés.

¿Estás siempre hambriento? Un nuevo estudio recomienda añadir el aceite de oliva a tu dieta.

 

El aceite de oliva es ya conocido por ser saludable para el corazón, pero un nuevo estudio dice que puede también ayudar a sentirte lleno entre comida y comida.

El aceite de oliva es afamado por ser parte importante de la saludable dieta Mediterránea, pero ahora un estudio ha encontrado en este un sorprendente beneficio. Al contrario que los alimentos bajos en grasa y otras grasas naturales, aceite de oliva ayuda a regular la sensación de sentirse lleno después de comer, lo que podría ayudar a mantener tus manos alejadas de las tentaciones entre comida y comida.

Investigadores dela Universidad Técnicade Munich (Technische Universität München (TUM)) yla Universidadde Viena estudiaron cuatro diferentes grasas y aceites comestibles: manteca de cerdo, grasa de mantequilla, aceite de colza y aceite de oliva.

RELACIONADO: Una alimentación completa aporta salud y bienestar

A lo largo de un período de tres meses, los participantes en el estudio comieron 500 gramos de yogur bajo en grasa enriquecido con una de las cuatro grasas o aceites cada día como un suplemento a su dieta normal.

El aceite de oliva presentó el mayor efecto de ‘saciedad’, informó el investigador jefe Peter Schieberle de la TUM.“El grupo del aceite de oliva mostró una mayor concentración de serotonina, hormona de la saciedad, en sangre. Subjetivamente hablando, estos participantes también afirmaron encontraban el yogur de aceite de oliva muy saciante.”

Durante el periodo de estudio, ningún miembro de este grupo presentó un incremento en su porcentaje de grasa corporal o en su peso.

Descubrimientos en el estudio también revelaron que el aroma del aceite juega un papel importante en esa capacidad de hacernos sentir saciados. Los investigadores utilizaron aceites de oliva procedentes de España, Grecia, Italia y Australia para su investigación y encontraron que el aceite de oliva virgen extra contenía grandes cantidades de dos componentes aromáticos, Hexanal y E2-Hexanal. (Un aldehído. utilizado en la industria de los aromas para producir sabores frutales. Su aroma se asemeja a la hierba recién cortada.)

“Nuestros descubrimientos mostraron que el aroma es capaz de regular la saciedad,” añadió Schieberle. “Esperamos que este trabajo siente las bases para el desarrollo mas efectivo de unos productos bajos en grasa , que sean no obstante, saciantes”

Leer más: http://www.nydailynews.com/life-style/eats/hungry-new-study-add-olive-oil-diet-article-1.1291992#ixzz2ONzEc9rv

Hemos remarcado en negrita los textos del aroma del aceite, y del virgen extra. Como ya sabéis la mayoría que seguís este blog, la presencia de compuestos aromáticos beneficiosos, en este caso los citados Hexanales, como de otros compuestos como antioxidantes, y demás, es propia de los aceites de oliva vírgenes y vírgenes extra, pues en los procedentes de refinado, como es el caso del ‘aceite de oliva’ (90% refinado, sólo 10% virgen) estos compuestos se pierden en el proceso de refinería.

Trucos de belleza con AOVE

Publicado el

Os vamos a presentar una serie de trucos de belleza con aceite de oliva virgen extra, a poder ser, usad el nuestro, Olivar de Plata, aunque es obvio que funcionan con todos. Algunos son más modernos y otros ya los conocían nuestras abuelas, aún así, todos funcionan muy bien y además son bien baratos.

1.- Protector labial. Olvídate de los labios secos o agrietados, simplemente humedécelos con un poco de aceite de oliva virgen extra y obtendrás rápidos resultados. Es un consejo válido tanto para el frío invernal como para la sequedad del verano.

2.- Cuidado de la piel. Este es un consejo antiguo, el aceite es conocido desde hace ya siglos como un aliado de nuestra piel. Untado por todo el cuerpo, suaviza e hidrata, penetrando en profundidad y no deja una película grasa. Especialmente indicado para las grietas en manos, codos y pies.

3.- Cuidado de las uñas. Especialmente indicado para aquellas mujeres preocupadas por sus uñas. Ante unas uñas débiles o quebradizas, sólo tienes que introducirlas en una taza o un plato con un poco aceite durante uno o dos minutos semanales.

4.- Cuidado de los pies. Antes de ir a la cama, si la piel de tus pies está deteriorada o endurecida, frota aceite de oliva, ponte calcetines o alguna protección para no ensuciar tus sábanas, y te despiertas por la mañana con los pies más suaves nunca.

5.- Desmaquillante. Con un poco de aceite de oliva en un disco desmaquillante o algodón, pásalo por tu rostro como harías con cualquier crema de limpieza. Los resultados serán aún mejores que con los métodos cosméticos que has usado hasta ahora y seguro que más económicos. Del aceite como desmaquillante tenemos además una entrada íntegra al blog, http://olivardeplata.com/blog/el-aceite-de-oliva-virgen-extra-como-desmaquillante/ por si queréis más información.

6.- Además, puedes usar un ungüento a base de aceite de oliva y un espesante, cera de abejas, por ejemplo, para luchar contra la soriasis.

7.- Mascarilla para el pelo. Fortificante y revitalizante, además de curativa contra la caspa y la seborrea. Os dejo también una receta casera, un remedio de las abuelas muy contrastado. La receta es la siguiente:
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de miel
1 cucharadita de limón o vinagre de sidra
1 yema de huevo
Aceite esencial de Romero

Espero que os haya gustado.

La matanza del cerdo. Tercera parte. El adobo y los salazones.

Publicado el

El adobo.

En el adobo echamos rodajas gruesas cortadas del lomo entero, también torreznos, costillas cortadas en trozos pequeños y huesos del espinazo, ambos con carne, sin limpiar demasiado, pues sino sólo serían huesos.
En una orza se añaden 3 o 4 litros de agua fría, sal abundante (un par de puñados), 3 o 4 cucharadas de pimentón dulce, otras tantas de anís molido y de canela, una de pimienta y otra de pimentón picante, 5 o 6 cucharadas de orégano molido y se le machacan en el mortero 10 o 12 dientes de ajo. Se mezcla todo bien.
Una vez hecha la mezcla, se añade la carne que hemos seleccionado para el adobo y se deja macerar durante al menos 3 días, si preferimos más sabor, se deja algún día más. Al cabo de ese tiempo, se saca la carne y se deja escurrir bien todo el agua al menos un par de horas. Una vez escurrida ya podemos conservarla en el congelador por ejemplo, para utilizarlo en distintos guisos. En casa lo freímos en abundante aceite de oliva virgen extra antes de guardarlo en el congelador.

Carne de cerdo en adobo, congelada

Los salazones.
Ya hace tiempo que en la matanza no salamos jamones, utilizamos esa carne para el embutido. Pero sí os podemos dar la receta del lomo. El lomo entero lo envolvemos en sal gorda durante 24 horas. Al cabo de ese tiempo, en casa lo preparamos de dos formas distintas, a la pimienta o bien embuchado. Antes de untarlo le damos forma atándolo con un hilo de bramante fuerte para darle forma cilíndrica. Para la pimienta mezclamos un poquito aceite de oliva virgen extra con una buena cantidad de pimienta molida negra, y embadurnamos con esa mezcla todo el lomo, ha de ser una mezcla no demasiado espesa, pero tampoco líquida pues gotearía al colgar el lomo. Una vez untado lo colgamos para la curación, el tiempo que requiera al gusto de cada uno.
Para embucharlo, mezclamos un poquito aceite de oliva virgen extra con pimentón dulce y picante al gusto, para hacer una salsa espesa con la que embadurnar el lomo, igual que antes, sin que gotee. Y después se cuelga para curarlo.

Lomo de cerdo embuchado

Otros

La careta y las orejas las limpiamos y guardamos en el congelador. Sirven ambas para guisos como el potaje. La careta la cortamos en dados y la oreja en tiras, antes de congelarlas.
Las patas también las congelamos en trozos. Para servirlas, se echan en agua hirviendo salada sin descongelarlas. Una vez tiernas las escurrimos mucho tiempo, para no dejar nada de agua, y las rebozamos con huevo batido y harina. Hay que freírlas con mucho cuidado pues salpican mucho, pero son un manjar.

Terminamos con esto esta serie de tres capítulos sobre la matanza del cerdo en Sabiote, Jaén. Esperamos que os haya gustado y  que hayáis aprendido. A ver si entre todos conservamos nuestras costumbres y tradiciones.

La matanza del Cerdo. Primera parte. Como hacemos la morcilla

La matanza del Cerdo. Segunda parte. El embutido

 

La matanza del cerdo. Segunda parte. Los embutidos.

Publicado el

Aunque haya dividido la matanza en varias entradas del blog, en realidad no es así, es un trabajo continuo, pero me era más fácil de explicar así. Hoy vamos a explicar cómo hacemos los distintos embutidos.

El salchichón.
Este embutido no tiene demasiado misterio, nosotros hace ya mucho tiempo que usamos en casa un preparado de diferentes especias llamado ‘Salchichonal‘, es una mezcla de especies que viene preparado para una cierta cantidad de carne picada. Como explicamos antes, nosotros para la elaboración del salchichón utilizamos la mejor carne, de los jamones y la cabezada del lomo. Esta carne se pica, hay quien añade además tocino, a nosotros no nos gusta, pero la verdad es que la inmensa mayoría de salchichones que uno se encuentra en un supermercado tienen tocino. Después la amasamos junto con el preparado, nosotros añadimos pimienta en grano, pues nos gusta más picante y un poco de aguardiente dulce al final.

embutiendo salchichón

Después de dejar la masa reposar durante varias horas podemos proceder a embutirla en tripa. Para los salchichones siempre se usaban las tripas del propio animal, hoy en día las compramos ya limpias, y las cortamos de un tamaño de nuestro gusto.

atando salchichón ya embutido

Ponemos la masa en una máquina de manivela como las de las fotos, y las tripas en el embudo, así de fácil. Ya sólo queda atarlo y colgarlo para que se cure.
salchichones caseros embutidoscurando salchichones

El chorizo.

Ya os comenté que para el chorizo usamos la carne de las paletas y los lienzos del tocino. Toda esta carne hay que picarla y pesarla. Los ingredientes que añadimos son: Sal, una cucharada por cada kilo de carne picada, las cucharadas medias, ni rasas ni colmadas. Pimentón dulce y picante, una cucharada por cada kilo igual. Para distribuirlas depende del gusto de cada uno, en casa hacemos tres partes con los kilos de carne, dos partes de pimentón dulce y una de picante (es decir, para 9 kilos de carne, añadiríamos 6 cucharadas de pimentón dulce y 3 de picante). Además una cucharada de pimienta blanca por cada 5 o 6 kilos de carne, es importante que la pimienta sea blanca pues la negra colorea de ese color el chorizo. Dos dientes de ajo por cada kilo de carne, machacados muy bien en el mortero con un poco de vino blanco. Todo esto se añade a la carne y se mezcla muy bien.
amasando chorizoamasando chorizos
Después de dejar la mezcla reposar durante varias horas hacemos igual que antes con el salchichón, se embuten en tripa natural, se atan al gusto de cada uno y se cuelgan para su curación.

embutiendoatando chorizos

La morcilla blanca.

Para la morcilla blanca usamos la carne más ensangrentada (pues al final se hierven) y también carne de pollo, normalmente mitad y mitad. Por cada kilo de esta mezcla de carnes picadas añadimos una cucharada de sal, una de canela y media de anis molido. Unas ramitas de perejil y dos o tres dientes de ajo picados pequeñitos. En el mortero una cajita de azafrán por cada 3 o 4 kilos de carne, machacado en el mortero, que limpiamos con huevo, cinco huevos por cada 2 kilos de carne, y un puñado de almendras picadas en trocitos pequeños. Todo junto se amasa bien mezclado y se deja reposar.

tradición matancera

La morcilla blanca hay que embutirla en tripas de ternera, pues hay que hervirla y las de cerdo se rajan. Al contrario del chorizo y el salchichón, donde hay que llenar bien la tripa para que no quede aire, en las morcillas blancas hay que dejar las tripas flojas, sin apretar demasiado. Una vez embutida y atada, en una caldera pequeña se ponen al fuego en agua fría hasta que empiecen a hervir (depende del tamaño del recipiente, como mucho ocho o diez morcillas a la vez), las sacamos rápidamente y las dejamos enfriar sobre una superficie lisa. Luego las colgamos. Este embutido, al ir cocido, endurece muy rápido. En un par de días o tres estará listo para comerlo. Conviene a partir de ese tiempo conservarlo en el congelador.

diferentes embutidosdistintos embutidos

La matanza del cerdo. Primera parte. Como hacemos la morcilla

La matanza del cerdo. Tercera parte. El adobo y los salazones

La matanza del cerdo. Primera parte. Como hacemos la morcilla.

Publicado el

Por motivos obvios, lo más importante en nuestra familia cuando se aproxima el frío es la recolección de la aceituna. Quizás lo segundo de más importancia sea la matanza del cerdo, algo que es mucho más que llenar la despensa. Supone unos días de trabajo colectivo, de estar en familia, además de ser una importante tradición que no deberíamos dejar abandonada al olvido.

Os vamos a dar unas indicaciones generales de cómo llevamos a cabo esta tarea centenaria en nuestra casa, con recetas y descripción detallada de determinados embutidos, y fotos.

Antiguamente el cerdo se criaba en casa, y se mataba en casa. Hoy día eso ya no lo hacemos, por higiene y por sanidad. Actualmente los cerdos se llevan desde la granja al matadero, con su pertinente certificado veterinario. Nosotros lo compramos a un carnicero entero, limpio y en canal.

Del cerdo se aprovecha todo, como bien reza el dicho popular, aunque ahora ya no tanto. La sangre y la manteca la usamos para las morcillas. Los lomos y los jamones sirven para salazón, aunque nosotros ya no salamos jamones, y usamos esa carne para los salchichones. Parte del lomo, las costillas, los huesos de la columna y las papadas sirven para el adobo. Para el salchichón, como he dicho, los jamones y las cabezadas de lomo. Para los chorizos las paletas y los lienzos de tocino. Para las morcillas blancas, usamos la carne más ensangrentada, como la de la cabeza, pues estas se cuecen. La careta y las orejas se congelan, como las patas, que sirven luego para aderezar guisos o potages, o para hacer manitas rebozadas.

LAS MORCILLAS

Lo primero en la matanza son las morcillas, para ellas lo primero es preparar la cebolla. La cantidad de cebolla es diez veces la de arroz y manteca, es decir, si preparamos para diez kilos de arroz, serían cien de cebolla. Primero pelamos y lavamos las cebollas, y las troceamos y cocemos en una caldera grande durante varias horas hasta que están tiernas, después se quitan del fuego y se dejan enfriar. Después se pican, con una máquina de picar carne de manivela, típica de matanza. He de decir que era el trabajo que menos me gustaba, afortunadamente ahora la máquina tiene motor. Las ponemos a escurrir durante toda la noche, pues no deben tener agua.

Al día siguiente se cuece el arroz, en una caldera pequeña, con el doble de cantidad de agua que de arroz y un puñado de sal por cada kilo de arroz. Hay que tener mucho cuidado de que no se pegue. Una vez cocido, se retira del fuego y se deja enfriar un poco.
Mientras ponemos ‘el gordo’, en la caldera grande se echan los kilos de manteca, igual cantidad que los de arroz. Una vez que esta empiece a derretirse, se añade la cebolleta picada, unos cinco kilos, (aunque una vez limpia y troceada es mucho menos), y se dora en la manteca, antes de que se queme añadimos la cebolla escurrida y movemos de vez en cuando.

Calentando la mantecaCebolla picada

Mientras la cebolla empieza a calentarse, por otro lado vamos mezclando el arroz cocido con la sangre del cerdo en un recipiente, en varias veces.
Cuando estén bien mezclados los vamos añadiendo a la cebolla. Hay que tener mucho cuidado de no dejar a la sangre alcanzar las paredes de la caldera calientes, pues se pegaría rápidamente.

Sangre y arroz

sangre y arroz cocido

Una vez que la sangre empieza a calentarse, ya van tomando su color oscuro característico. Llevará sobre las dos horas cociendo ya, es el momento de añadir las especias ‘bastas’, el pimentón dulce y el picante, el anís molido y el orégano, una cucharada por cada kilo de arroz. Siempre moviendo sin parar con el cucharón.

añadir sal a la morcillaespecias en la morcilla

Seguimos con la cocción, como dice la foto, sin parar de mover. Se añaden ahora las especias ‘finas’, la pimienta y la canela una media hora antes de retirarlas del fuego. Hay que tener en cuenta que normalmente pasan más de cuatro horas en el fuego, es importante también saber controlar la leña que hay que ir añadiendo, para que el fuego no sea ni excesivo ni pobre.

añadimos pimentón a la morcillasin parar de remover la morcilla

Al final de ese tiempo, se retiran del fuego, y se añade el clavo sin parar de mover.

añadimos el clavo una vez retiradas del fuego

Ya están terminadas, es la denominada ‘morcilla en caldera’. Se pueden guardar así mismo en tarros en el congelador. Nosotros guardamos una parte así. La otra la embutimos en tripa y la conservamos en aceite de oliva.

Plato de mocilla en caldera con piñones

Hay que dejarla toda la noche reposar, y enfriar. Puesto que así no podríamos manipularla ni tampoco embutirla, pues se rompería la tripa natural que usamos.

Dejar enfriar la caldera toda la noche embutiendo y atando morcillas

Al día siguiente, la embutimos en tripa y se atan. Se usa tripa de ternera, pues al final hay que pasarlas por agua caliente, y la de cerdo se rompe.

embutiendo en tripa naturalcociendo la tripa
Una vez atadas, cada cuatro o cinco morcillas se van pasando por agua caliente, casi a punto de hervir, sólo unos pocos segundos y después se dejan enfriar sobre una superficie lisa. Una vez frías ya podemos colgarlas para que se curen. Como os he comentado antes, una vez curadas podemos guardarlas en el congelador, o en aceite de oliva, que es como más nos gustan en casa, para poder disfrutarlas todo el año. Buen provecho.
La despensa del año

La matanza del cerdo. Segunda parte. Los embutidos

La matanza del cerdo. Tercera parte. El adobo y los salazones

Mojabanillas o Papajotes

Publicado el

Las mojabanillas o papajotes son una receta sencilla y práctica para el desayuno o la merienda. Gustan mucho a los niños, y son parecidas en su composición a los churros, pero con otra forma.

Ingredientes:

2 huevos

1 vaso de leche

1 vaso de harina

1 sobre de levadural Royal

una pizca de sal

aceite de oliva virgen extra Olivar de Plata, para freirlas

Preparación:

Se baten los huevos como si de una tortilla se tratase, se les añade la leche, y posteriormente se le van incorporando la harina, la levadura y la sal. Obtenemos al final una especie de crema espesa.

En una sartén ponemos a calentar una buena cantidad de aceite de oliva virgen extra, cuando esté bien caliente, con una cuchara vamos cogiendo porciones de la crema e incorporándolas al aceite. Cuando estén fritas, se retiran sobre papel absorbente, se colocan en un plato o fuente y se espolvorean con azucar.

Buen provecho.

El jabón casero, uno de los mil y un usos del Aceite de Oliva Virgen Extra

Publicado el

Piel Hidratada con Aceite de Oliva Virgen ExtraLos Jabones Artesanales. Protección e hidratación dela piel.


Los jabones artesanos son de mejor calidad y más beneficiosos para la piel que los jabones comerciales debido a que a diferencia de los industriales:

Conservan la glicerina natural ayudando a mantener la piel hidratada.
Son más suaves, no llevan químicos adicionales y no producen reacciones de irritación ni cualquier otro tipo de problema cutáneo.
Las materias primas no son aisladas y se usan íntegramente en su fabricación, dejando que las sustancias insaponificables de los aceites formen parte del producto final.
Contienen aceites beneficiosos que ayudan a nutrir la piel. Garantizan el uso de materias primas naturales y de primera calidad como aceites vegetales, hierbas, aceites esenciales.
Por todo ello, los jabones artesanos son ideales para las pieles con problemas como la dermatitis atópica, psoriasis, alergias, etc. y para una completa hidratación y nutrición de las pieles normales.

La Piel. Cuidado del pH

El potencial de hidrógeno de la piel (pH), también conocido como manto ácido, constituye la mejor barrera de defensa natural contra las irritaciones y problemas cutáneos. Este pH es neutro al nacer (pH7), y después se convierte progresivamente en algo más ácido (pH 5 a 6). Una piel sana posee un pH entre ligeramente ácido y neutro. Los productos alcalinos (pH superior a 7), además de no proteger la piel, pueden dañar su película hidrolipídica.

Composición del Jabón: aceite más agua.

Los patos no se mojan las plumas por una grasa que crean
El descubrimiento del jabón marcó un antes y un después en los hábitos de higiene. El antiguo Egipto ya utilizaba un producto jabonoso que consistía en una mezcla de agua, aceite y ceras vegetales o animales.
Como es conocido las grasas repelen el agua, sin embargo forman parte del proceso de fabricación del jabón.
Una de las formas más evidentes donde se observa el fenómeno de los aceites es en los baños de los patos en un estanque; nadan sin aparente preocupación por ser mojados por las aguas frías y cuando dejan el estanque, simplemente se sacudenlas gotas superficiales dejando su plumaje tan seco como antes del contacto con el agua. La ventaja de los patos es que su plumaje se encuentra cubierto por una capa de grasa quelos hace impermeables. Eso pone de manifiesto el hecho muy conocido de que el agua y el aceite no se mezclan.

De la misma manera que el agua no se mezcla con la grasa, tampoco es posible lavar manchas de aceite con agua, pero sin embargo sí con un jabón. El efecto limpiador de jabones y detergentes se debe a que en su molécula existe una parte que atrae al aceite (lipofílica) y otra parte que atrae al agua (hidrofílica), de esta forma, gracias a su composición molecular, el jabón toma la grasa y la lleva al agua.

Fabricación del Jabón. La Saponificación.

Los jabones se preparan por medio de la reacción química de la saponificación. Los aceites vegetales y las grasas animales cuentan en su composición con ácidos grasos que cuando se tratan con una solución acuosa de sosa o potasa se saponifican produciendo jabón y liberando glicerina. El jabón será sólido si se trata con sosa y líquido si se trata con potasa. El nivel de pH del jabón determinará su uso posterior, así un jabón con un pH superior al de la propia piel, es decir, alcalino e irritante para piel, se puede considerar como un jabón detergente, y por lo tanto no ser recomendado para uso personal.

Tipos de Jabón: Industrial y Artesanal.

Las formas de fabricación del jabón comerciales y las artesanales difieren mucho tanto en su proceso como en la calidad de su producto final.

En los jabones industriales el proceso de saponificación va acompañado de un calentamiento extra que acelera la reacción química. Las materias primas de aceites que son utilizados en este proceso son ácidos grasos aislados de los aceites vegetales o animales, de manera que el resto de componentes no saponificables que contienen las materias primas no quedan en el producto final.
La glicerina que genera el propio proceso de saponificación es aislada y se vende por separado como otro producto. El jabón industrial está carente tanto de sustancias insaponificables como de glicerina. Estos elementos que no están en los jabones industriales son importantes para la piel, porque ayudan en su hidratación y en su nutrición.

Además de estas carencias en estos jabones también se añaden químicos que pueden causar irritación y otros problemas de piel. Este proceso industrial trata de maximizar el beneficio y minimizar la inversión, con la consecuente degeneración del producto.

Receta Casera para la Fabricación de un Jabón Natural

Jabon casero a base de Aceite de Oliva Virgen Extra
La fabricación de un jabón casero natural es un proceso simple y de gran beneficio para tu piel.
Ingredientes: sosa (2 cucharadas soperas), aceite oliva primer uso (1/4 litro), agua (1/4 litro), aceite de coco (100 ml), miel (dos cucharillas), leche (2 cucharillas)
Se pueden añadir gotas de cualquier aceite esencial.
Herramientas caseras: cuchara de palo, recipiente no metálico.

Mezclar cuidadosamente la sosa en agua templada y remover con la cuchara hasta conseguir que esté homogéneo.
Dejar enfriar la mezcla.
Echar el resto de ingredientes poco a poco y mover constantemente la cuchara en la misma dirección hasta conseguir una pasta.
Desmoldar en día y medio y cortar los trozos de jabón.
Dejar secar antes de su uso.

El Aceituning

Publicado el

¿sabias que…?

  • Una cantidad adecuada sería tomar entre 25 gramos de aceitunas al día (unas 7 aceitunas aproximadamente) que sustituirían a media ración de grasa.
  • Las aceitunas son fuente de vitamina E, contienen hasta un 70% de ácido oleico que ayuda al sistema cardiovascular y tienen una cantidad de fibra interesante.
  • Las aceitunas de mesa son un alimento antiquísimo y popular en nuestro país y además son el origen del aceite de oliva, un alimento básico en la Dieta Mediterránea.
  • Las variedades de aceitunas de mesa más utilizadas y valoradas son la Manzanilla, Gordal, Cacereña y Hojiblanca, dependiendo de los diferentes usos.
  • Existen diferentes tipos de aceitunas elaboradas de muy variadas maneras que se adaptan a los gustos y necesidades de todos.

Receta para hacer Ochios

Publicado el

Introducción

El ochío es un producto de panadería tradicional de La Comarca de La Loma , que consiste en un pan de aceite de oliva y matalahuva untado con una mezcla de pimentón y Aceite de Oliva, y sazonado con sal gruesa. Su forma tradicional es aplanada y redonda, aunque en la actualidad se comercializa en con distintas formas y tamaños.
Es típico comerlo acompañado de habas verdes, sobre todo en la Romería de la Virgen de Guadalupe y en la fiesta de la Virgen de la Estrella, patronas de Úbeda y Sabiote respectivamente. También es común rellenarlo de atún sólo o con tomate, paté o embutido, y en particular se suele comer relleno de morcilla en caldera o de picadillo de chorizo.
Ochios

Ingredientes

  • 550 g de harina
  • 1 huevo
  • Cucharadita de sal
  • Cucharada de azúcar
  • 20 g de levadura panadera
  • 250 g de agua templada
  • 125 g de aceite de oliva Virgen Extra, Olivar de Plata
  • mejorante panario c/s
  • Pimentón y aceite para pintar el ochio

Instrucciones

Ponemos la harina en un bol y hacemos un hoyiito en el centro donde pondremos la levadura fermentada

Disolvemos la levadura y azúcar en una poquita agua templada

ponemos esta levadura en un bol y añadimos como 100 g de harina mezclamos

Tapamos con film y dejamos fermentar unos 20′
Pasados los 20′ veis como ha fermentado por las burbujitas

La ponemos en el bol donde tenemos la harina

Amasamos quedando como miguitas

Ponemos huevo, aceite y agua templada y amasamos

Tapamos y dejamos en lugar cálido unos 45′ Pasado el tiempo

Volcamos la masa en la mesa enharinada, espolvoreamos por encima también harina (poquita) y quitamos aire

Lista para hacer las bolitas

Pesamos a 60g o como queramos de grandes

Todos los pesos

Ochios formados

Dejamos otros 45′ más o menos. Mientras hacemos un apasta con pimentón y aceite. Cuando vayamos a meter los ochios al horno untamos la superficie con la pasta y ponemos unos granitos de sal groda

Pimentón

Pasta

Ochios pintados para meter al horno

Metemos a horno caliente a 200º, y cuando metemos los ochios a 190º unos 15′
A los 7 u 8 minutos tapamos con aluminio para que no se queme el pimentón

Ahora como no es tiempo de habas pues con paté o morcilla en caldera que están de locura también

Fuente: Ochios (Paso a Paso)
Autor: Meriimg src=”http://recetas.mundorecetas.com/modules/Recipes/photos/G45c0b210d4fc4.jpg” alt=”Ochios” /

Brochetas de Pulpo

Publicado el

Ingredientes para 4 personas: 4 patas de pulpo, 6 patatitas pequeñas, aceite de oliva virgen extra, sal gorda, pimentón dulce.

Modo de hacerlo:

1. Cocer las patatitas con su piel en agua hirviendo. Pelar y laminar.

2. Trocear el pulpo y regarlo con aceite de oliva virgen extra, sal gorda y pimentón.

3. Pinchar en la brocheta un trozo de pulpo con una lámina de patata.

(Texto y recetas: Escuela de Cocina de TELVA).



Licencia Creative Commons
Blog Olivar de Plata por Aceites Alba se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported Condiciones de la licencia.

opiniones por weeComments

© Aceites Alba C.B. | comercial@olivardeplata.com | www.olivardeplata.com
| Avisos Legales  Powered by WordPress  |  Diseño adaptado por ICStudio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies